Ingresar

Digite aquí su correo

Digite aquí el código de ingreso a la SCCOT

Ingresar

Buscador de revistas

Indicaciones a los autores

  1. La Revista Colombiana de Ortopedia y Traumatología, como órgano oficial de la sociedad Colombiana de Cirugía Ortopédica y Trumatología, publicará artículos de la especialidad o relacionados con ella, previa aprobación del comité editorial.
  2. Los trabajos, salvo circunstancias especiales, deben ser inéditos y suministrados del editor y exclusivamente a la revista. Su reproducción total o parcial debe contar con la aprobación dar crédito a la publicación original.
  3. Los trabajos deben ser remitidos a Revista Colombiana de Ortopedia y Traumatología ( Apartado Aéreo 91298 Santa fe de Bogotá) , en original en disquete de 3.5 pulgadas, compatibles, con sistema IBM PS2, preferiblemente en Word Perfec o en MSWord, y una copia en papel de éste, tamaño carta a doble espacio, empleando una sola cara del papel, y guardando un margen izquierdo de 4 cm. Deben venir acompañados de una carta del autor principal en donde se exprese claramente que el trabajo ha sido lído y aprobado por todos los autores, e igualmente informar si se ha sometido parcial o totalmente a estudio por parte de otra revista. El autor debe guardar copia de todo el material enviado.
  4. Cada componente del trabajo debe iniciarse en una nueva página de acuerdo a la siguiente secuencia: página del título, resumen y palabras clave, texto, resumen en inglés (summary), agradecimientos, bibliografía, tablas (cada tabla en página separada con su título y notas) y leyendas para las figuras.
  5. En la primera página se incluye el título corto que refleje el contenido del artículo, el nombre del autor y sus colaboradores con los respectivos títulos académicos y el nombre de la institución a la cual pertenece. Se señalan los nombres y direcciones del autor responsable de la correspondencia relacionada con el trabajo y aquél a quien debe solicitarse las separatas. Se especifican las fuentes de ayuda para la realización del trabajo en forma de subvenciones, equipos y drogas.
  6. El resumen de no más de 150 palabras, debe enunciar los propósitos del estudio o de la investigación, los procedimientos básicos, los hallazgos principales y las conclusiones.
  7. El texto debe incluir introducción, material y métodos, resultados y discusión; las abreviaturas deben explicarse y su uso limitarse. Su extensión no debe ser mayor de 30 páginas a máquina a doble espacio, tamaño carta, y se acepta un máximo de 5 ilustraciones.
  8. La bibliografía se enumera en orden alfabético y se escribe a doble espacio 
    • En caso de revistas: apellidos e iniciales del nombre del autor y sus colaboradores (si son más de 5 puede escribirse, después de los 3 primeros, et al o cols.; título completo del artículo, nombre de la revista abreviado según el estilo del Index Medicus, año de publicación, volumen, páginas inicial y final. Para el uso de la puntuación siga el ejemplo: Jones HR., Siekert RG., Neurologic manifestations of bacterial endocarditis. Ann Int Med, 1969; 71: 21-28
    • En caso de libros: apellidos e iniciales de todos los autores, título del libro, edición, ciudad., casa editorial, año, páginas inicial y final. Para el uso de la puntuación, sígase el ejemplo: Fenilchelo O. Teoría psicoanalítica d ela neurosis, 3a de, Buenos Aires: Editorial Paidós; 1966: 56
    • En caso de capítulos de libros: apellidos e iniciales de los autores del capítulo, título del capítulo, autores o editores del libro, título del libro, edición, ciudad, casa editora, año, páginas inicial y final. Para el uso de la puntuación, sígase el ejemplo: Drayer BP, Poser CM. "Enfermedad de inclusión citomegálica del SNC". En Toro G., Vergara Y., Saravia J., Poser CM., eds. Infecciones del sistema nervioso central. Santafé de Bogotá: Fondo Educativo Interamericano S.A.; 1978 172-175.
  9. Las tablas y cuadros se denominarán tablas, y deben llevar numeración arábiga de acuerdo al orden de aparición. El título correspondiente debe estar en la parte superior de la hoja y las notas en la parte inferior. Los símbolos para unidades deben aparecer en el encabezamiento de las columnas. Las unidades deben expresarse en el Sistema Internacional S.I. las fotografías, diapositivas, gráficas, dibujos y esquemas se denominan figuras, se enumeran según el orden de aparición y sus leyendas se escriben en hojas separadas. Al final de las leyendas de la microfotografías se debe indicar la colaboración y el aumento utilizado. Todo material como fotografías. Diapositivas, etc., deben ir marcados con su respectivo orden numérico y el nombre del trabajo o el apellido del autor. Las fotografías de las histologías serán sacadas a color, por lo tanto sus originales deben tener una buena reproducción. Si son gráficas o dibujos deben ser elaborados en cartulina blanca o papel vegetal con tinta china e indentificarse con el número de orden en la parte inferior. Si una figura o tabla ha sido previamente publicada se requiere permiso escrito del editor y debe darse crédito a la publicación original. Si se utilizan fotografías de personas, éstas no deben ser identificables; en caso contrario, debe obtenerse el permiso escrito para emplearlas.
  10. El comité editorial podrá seleccionar como editorial aquel trabajo que merezca destacarse por su calidad y su importancia para nuestra especialidad.
  11. Se consideran actualizaciones aquellos trabajos que contienen una completa revisión de los adelantos recientes ocurridos en un campo específico de la ortopedia.
  12. Comunicaciones breves son aquéllas que presentan la opinión o experiencia personal del autor sobre un tema que se considera de interés para la ortopedia. Puede acompañarse de una breve revisión.
  13. Presentación de casos son los trabajos destinados a describir uno o más casos que el autor considere de interés especial. Deben constar de resumen, descripción detallada del caso y discusión.
  14. Las cartas al editor son comentarios cortos sobre algún material previamente publicado por la Revista Colombiana de Ortopedia y traumatología.
  15. La Revista Colombiana de Ortopedia y Traumatología no asume ninguna responsabilidad por las ideas expuestas por los autores.
  16. Para las citas de referencias la abreviatura de la Revista Colombiana de Ortopedia y Traumatología es Rev. Col. Or. Tra.
  17. Los artículos serán sometidos al proceso de revisión editorial, en donde podrán ser modificados, cambiados o corregidos por los editores, para mejorar la redacción, gramática, ortografía y presentación. El autor correspondiente recibirá una prueba (galera) que él debe revisar cuidadosamente, aportando los cambios mínimos indispensables y aclarando las dudas de los editores.

Editorial

El porqué de escribir literatura médica

Dr. Klaus W. Mieth A., Dr. Enrique Vergara Amador* * Profesor asociado, Ortopedia, Universidad Nacional de Colombia. Editor director

Una buena costumbre en el personal médico es la discusión académica. Ésta se hace de diferentes maneras: en los congresos o seminarios médicos, en la revisión diaria que se hace de los pacientes en las clínicas u hospitales, en las discusiones de casos con los colegas e incluso en las discusiones llevadas a cabo en los corredores de los hospitales. Esta discusión casi siempre es resultado de los casos complejos que llevan a los diferentes médicos a dar opiniones acerca del paciente, que pueden estar sustentadas por la experiencia de cada uno, por un resultado crítico de una evaluación sistemática de un tema, o por el simple resultado de una revisión de un artículo de revista publicado casi siempre recientemente.

Este intercambio de información es una alimentación importante para mejorar la calidad de nuestros conocimientos y nos llevará a ser muy críticos para una mejor atención de nuestros pacientes.

Reflexionemos un poco y miremos hacia el pasado. Durante nuestro entrenamiento en la especialidad, ¿qué hubiera pasado de no haber contado con los libros maravillosos de lectura con los cuales nos nutríamos académicamente, los libros maestros de la ortopedia y traumatología, las clásicas revistas de cirugía de huesos y articulaciones? Nuestros predecesores intentaron escribir y muchos lo lograron, sin medicina basada en la evidencia, basados en su experiencia y en las ganas de compartir sus conocimientos con otros colegas.

Hoy escribir es mucho más fácil, sobretodo lograr una difusión científica ya que se cuenta con mayor cantidad de revistas para publicar, con diversas categorías de acuerdo a la calidad de la publicación y con la facilidad de la comunicación debido a la internet.

El proceso de escribir, de exponer ideas, innovaciones, modificaciones de las técnicas o mostrar nuestra experien cia, requiere de un claro concepto de pensamiento y de escritura, que no se logra en una jornada. Se requiere de un proceso de intención de organización y de disciplina para comenzar, sigue por un proceso de lectura y análisis de la información y finaliza por el proceso de escritura, que es el producto de una combinación de muchos factores entre los cuales están el resultado de todo lo leído y de toda la experiencia acumulada con los pacientes. Nuestros escritos serán al inicio muy primarios, pero con el transcurrir del tiempo y después de hacerlo repetidamente, se observará un pensamiento más fluido, aparecerán más fácilmente las ideas y sabrán organizarse de manera más adecuada tanto las ideas como los documentos.

Se encuentran dentro de la población de cirujanos algunos que no quieren compartir sus conocimientos e ideas, pero la gran mayoría conserva un espíritu académico y generoso. Comparten de diversas maneras, como decíamos anteriormente, en los pasillos, en los cuartos de los pacientes y en los seminarios. A todos ellos los invito a que plasmen sus ideas y sus experiencias por escrito. Insisto en que deben exponer sus ideas de manera clara y ordenada, siguiendo las normas básicas para los artículos científicos presentados a cualquier revista médica.

¿Y quién se beneficia al escribir? En primera instancia los escritores. Siempre me he dicho que al escribir nuestras ideas y tratar de trasmitirlas a otros, quien más se beneficia es la persona que escribe, siendo una de las formas más importantes de aprender. El siguiente beneficiario es el público médico que de esta manera aprende de la experiencia de los otros. Recordemos que no debemos ser los únicos poseedores del conocimiento; el conocimiento está allí para todos, solo que unos lo construyen día a día con su práctica y son ellos los llamados a trasmitir ese legado a las futuras generaciones que irán a curar a nuestra propia descendencia.

 

ARTÍCULOS ORIGINALES

 

Arte

Mujer
TOP