Ingresar

Digite aquí su correo

Digite aquí el código de ingreso a la SCCOT

Ingresar

Los ortopedistas utilizan una variedad de exámenes para diagnosticar la causa de las lesiones o condiciones del sistema muscular y esquelético, luego utilizan los resultados para elegir el tratamiento adecuado. Se presentan a continuación los exámenes que se utilizan más frecuentemente para determinar el tipo de lesión o condición.

 

Exámenes para los dolores de las articulaciones

Artrografía

Se utiliza la artrografía para diagnosticar un dolor de articulación que aparentemente no tiene una causa específica. Primero, se inyecta una solución de contraste de yodo en la articulación, así se resaltarán bien las estructuras de las articulaciones como los ligamentos, el cartílago, los tendones y la cápsula de la articulación. Luego, se toman varias radiografías y con un fluoroscopio (equipo especial de rayos X) se ve inmediatamente una imagen. Tal vez sea necesario ayunar antes de este examen y durante el transcurso del mismo deberá mover la articulación mientras se le toman las radiografías. Es normal que sienta cierto dolor o cosquilleo. Comunique al médico si está embarazada o si es alérgico/a al yodo o a los mariscos ya que esto podría causar complicaciones.

 

Discografía

La discografía es un examen que se utiliza para saber si el dolor es causado por un disco intervertebral (fibrocartílago que separa las vértebras). Este examen se puede llevar a cabo antes de la operación y, así, saber cuál de los discos le causa el dolor.

Antes de comenzar con el examen se inyectan, por vía endovenosa, antibióticos y medicamentos para relajar al paciente y se aplica un medicamento para dormir el área que se va a examinar. Durante el transcurso de este procedimiento, el médico inserta una aguja en uno o más discos e inyecta un líquido de contraste, el paciente sentirá dolor cuando se inyecta el líquido en el disco que causa el problema, sentirá algo de dolor muscular después del procedimiento, y el médico le recetará algún medicamento para aliviar el dolor. Se hará luego una tomografía computada para ver cualquier cambio en el tamaño o forma del disco.

No es necesario hacer ninguna preparación especial antes de este examen, sin embargo no debería tomar ningún analgésico ni antiinflamatorio el día del examen.

 

Aspiración de articulación y análisis

La aspiración de una articulación se puede utilizar como examen o como tratamiento en enfermedades tales como la bursitis: acumulación de líquido que causa hinchazón y presión. Es algo similar a lo que ocurre en las articulaciones en caso de lesiones o si se sufre de artritis.

La aspiración, o remoción de líquido con una jeringa, reduce la hinchazón y alivia la presión, el médico limpiará con una solución antibacterial el área antes de introducir la jeringa con la que hará la aspiración. El paciente tal vez sienta algo de presión y dolor a medida que el médico introduce la jeringa, sin embargo sentirá alivio una vez que el médico haya quitado el líquido.

Después del examen el médico enviará el líquido al laboratorio para ser analizado, en caso de acumulación de líquido como resultado de un accidente, puede haber sangre o restos de líquido medular, lo que indicaría fractura ósea. Este examen también puede determinar si el líquido se debe a una infección o inflamación.

Septiembre 2003

La información contenida en esta página es suministrada por la AAOS.

Los cirujanos ortopédicos utilizan una variedad de exámenes para diagnosticar la causa de las lesiones o condiciones del sistema muscular y esquelético, luego utilizan los resultados para elegir el tratamiento adecuado. Se presentan a continuación los exámenes que se utilizan más frecuentemente para determinar el tipo de lesión o condición.

 

Electromiografía

Una electromiografía (EMG) capta y analiza las actividades eléctricas de los músculos, se utiliza para aprender más sobre el funcionamiento de los nervios de los brazos y las piernas. Por ejemplo, en caso de fractura del hueso del brazo superior (húmero) que puede llegar a desgarrar o pellizcar el nervio radial, se puede utilizar una EMG para evaluar el daño si es que no se recupera la función nerviosa en un período de 4 meses después de la lesión.

Se colocan pequeñas jeringas en los músculos para medir la actividad eléctrica, al insertar la aguja puede causar dolor o molestia, el médico le pedirá que relaje el músculo y luego que lo tensione, las señales eléctricas generadas por el músculo se envían a una pantalla. Tal vez sienta algo de dolor al sacar las agujas pero desaparecerá en unos pocos días, no existen efectos secundarios permanentes. Comuníquele al médico si está tomando medicamentos para licuar la sangre, si padece enfermedades pulmonares o si corre riesgo de infección. No se coloque lociones, cremas o perfumes el día del examen en la zona donde se hará el examen, no use joyas tampoco. Los resultados se pueden obtener inmediatamente después del examen.

 

Estudio de conducción nerviosa (NCS siglas en inglés)

Los estudios de conducción nerviosa se llevan a cabo, generalmente junto con un electromiograma y se recomienda en casos de síndrome de túnel carpiano o de pellizco de nervio ulnar. El médico colocará cables (electrodos) sobre la piel en diversas partes del recorrido nervioso, se estimularán los nervios con una corriente eléctrica y a medida que la corriente los atraviesa, los electrodos captan la señal y miden la velocidad de desplazamiento. En los nervios sanos, las señales se desplazan a una velocidad de 120 millas por hora, en caso de daño nervioso la señal será más lenta y débil, al estimular los nervios en lugares diversos, el médico puede determinar dónde está la lesión. Se realizan también estos estudios para verificar los resultados de un tratamiento. Esta estimulación puede sorprenderlo al comienzo, pero no es dolorosa y la gente está muy cómoda durante el estudio. Es muy similar a la descarga eléctrica que siente al tomar el pomo de la puerta después de haber caminado sobre una alfombra.

Septiembre 2003 

La información contenida en esta página es suministrada por la AAOS.

Glosarios de exámenes de diagnóstico ortopédico

Los ortopedistas utilizan una variedad de exámenes para diagnosticar la causa de las lesiones o condiciones del sistema muscular y esquelético, luego utilizan los resultados para elegir el tratamiento adecuado. Se presentan a continuación los exámenes que se utilizan más frecuentemente para determinar el tipo de lesión o condición.

 

Exámenes para los dolores de las articulaciones

Artrografía

Se utiliza la artrografía para diagnosticar un dolor de articulación que aparentemente no tiene una causa específica. Primero, se inyecta una solución de contraste de yodo en la articulación, así se resaltarán bien las estructuras de las articulaciones como los ligamentos, el cartílago, los tendones y la cápsula de la articulación. Luego, se toman varias radiografías y con un fluoroscopio (equipo especial de rayos X) se ve inmediatamente una imagen. Tal vez sea necesario ayunar antes de este examen y durante el transcurso del mismo deberá mover la articulación mientras se le toman las radiografías. Es normal que sienta cierto dolor o cosquilleo. Comunique al médico si está embarazada o si es alérgico/a al yodo o a los mariscos ya que esto podría causar complicaciones.

 

Discografía

La discografía es un examen que se utiliza para saber si el dolor es causado por un disco intervertebral (fibrocartílago que separa las vértebras). Este examen se puede llevar a cabo antes de la operación y, así, saber cuál de los discos le causa el dolor.

Antes de comenzar con el examen se inyectan, por vía endovenosa, antibióticos y medicamentos para relajar al paciente y se aplica un medicamento para dormir el área que se va a examinar. Durante el transcurso de este procedimiento, el médico inserta una aguja en uno o más discos e inyecta un líquido de contraste, el paciente sentirá dolor cuando se inyecta el líquido en el disco que causa el problema, sentirá algo de dolor muscular después del procedimiento, y el médico le recetará algún medicamento para aliviar el dolor. Se hará luego una tomografía computada para ver cualquier cambio en el tamaño o forma del disco.

No es necesario hacer ninguna preparación especial antes de este examen, sin embargo no debería tomar ningún analgésico ni antiinflamatorio el día del examen.

 

Aspiración de articulación y análisis

La aspiración de una articulación se puede utilizar como examen o como tratamiento en enfermedades tales como la bursitis: acumulación de líquido que causa hinchazón y presión. Es algo similar a lo que ocurre en las articulaciones en caso de lesiones o si se sufre de artritis.

La aspiración, o remoción de líquido con una jeringa, reduce la hinchazón y alivia la presión, el médico limpiará con una solución antibacterial el área antes de introducir la jeringa con la que hará la aspiración. El paciente tal vez sienta algo de presión y dolor a medida que el médico introduce la jeringa, sin embargo sentirá alivio una vez que el médico haya quitado el líquido.

Después del examen el médico enviará el líquido al laboratorio para ser analizado, en caso de acumulación de líquido como resultado de un accidente, puede haber sangre o restos de líquido medular, lo que indicaría fractura ósea. Este examen también puede determinar si el líquido se debe a una infección o inflamación.

Septiembre 2003

La información contenida en esta página es suministrada por la AAOS.

TOP