Ingresar

Digite aquí su correo

Digite aquí el código de ingreso a la SCCOT

Ingresar

Si su hijo(a) es un(a) atleta activo, existe una gran posibilidad de que en algún momento se caiga en el campo o pista de juego. Por lo general, estas caídas son inofensivas, pero cuando un joven atleta se cae encima de un brazo extendido, la velocidad de una caída combinada con la presión de golpear el suelo pueden ser suficientes para romper un hueso. Así es como ocurren la mayoría de las fracturas alrededor de la articulación del codo. Estas representan cerca de un 10 por ciento de todas las fracturas que suceden en los niños.

 

Tipos de fracturas

El niño puede experimentar una fractura en varios lugares cercanos al codo. Entre ellas, se incluyen:

  • La parte superior del codo (supra-condílea): El hueso de la parte superior del brazo (húmero) se rompe ligeramente por encima del codo. Regularmente, esta fractura ocurre en niños menores de 8 años de edad, siendo la más común y una de las más serias porque puede resultar en daños al nervio, comprometiendo también la circulación en dicha área.
  • En el borde externo del húmero (condílea): Esta clase de fractura ocurre a través de la cabeza del húmero (cóndilo) en el extremo de este hueso de la parte superior del brazo. La mayoría ocurre en la cabeza (parte lateral). Estas fracturas requieren un tratamiento cuidadoso porque pueden dañar la placa de crecimiento (epifisiaria) y la superficie de la articulación.
  • En el cóndilo interno (epicondilea): En la cima de cada cóndilo hay una parte llamada epicóndilo. Las fracturas en este punto por lo general ocurren en el epicóndilo interior (medial) en niños entre 9 y 14 años de edad.
  • Placa epifisiaria: El hueso de la parte superior del brazo y los dos huesos inferiores del brazo tienen placas epifisiarias ubicadas cerca del extremo del hueso. Si no es tratada a tiempo, una fractura que dañe esta placa puede resultar en una interrupción del crecimiento y/o deformidad.
  • Antebrazo: Una dislocación del codo puede romper la cabeza del hueso interior del antebrazo (radio), y una fuerza excesiva también puede provocar en este hueso una fractura de compresión. Las fracturas del extremo (olécranon) del otro hueso de la parte inferior del brazo (ulnar) son muy raras.

 

Indicios y síntomas

A pesar del lugar donde sea la fractura, los síntomas de un codo partido son similares:

  • Dolor extremo
  • Sensibilidad
  • Hinchazón (puede ser severa o leve) 
  • Movimiento limitado

 

Diagnóstico y tratamiento

Si su hijo o hija se queja de dolor en el codo después de una caída y se niega a enderezar el brazo, vaya a un doctor inmediatamente. El doctor revisará primero el codo a fin de descubrir si existe algún daño en los nervios o los vasos sanguíneos. Los rayos X le ayudarán a determinar la clase de fractura que ocurrió y si los huesos se salieron de su lugar. Debido a que los huesos del niño aún están formándose, es posible que el doctor realice rayos X en ambos brazos, para compararlos.

El tratamiento depende de la clase de fractura y del grado de dislocación. Si hay poca o ninguna dislocación, el doctor inmovilizará el brazo en un yeso o cabestrillo durante un período de 3 a 5 semanas. En ese período, será necesario hacer otro grupo de rayos X a fin de determinar si los huesos están quedando alineados de manera apropiada.

Si la fractura sacó a los huesos de su alineación, el doctor tendrá que volverlos a poner en su lugar. En ocasiones, esto puede hacerse sin necesidad de cirugía. Sin embargo, con mayor frecuencia la cirugía será necesaria. Para sujetar los huesos en su lugar se utilizan clavos, tornillos o alambres. El niño tendrá que ponerse un yeso durante varias semanas antes de que estos sean eliminados. Los ejercicios de rango de movimiento pueden comenzar aproximadamente un mes después de la cirugía.

 

Cómo prevenir las heridas

Si su hijo(a) es un(a) atleta activo, asegúrese de que se ponga el equipo protector adecuado. Los protectores del codo pueden ayudar a reducir el riesgo de fractura.

Septiembre 2000

La información contenida en esta página es suministrada por la AAOS.

A los niños les encanta correr, brincar, saltar y rodar. Pero si caen con el brazo extendido, se pueden romper uno o ambos huesos del antebrazo. Las fracturas del antebrazo representan el 40 a 50 por ciento de todas las fracturas de la niñez. Las fracturas pueden ocurrir cerca la muñeca en el extremo más alejado (distal) del hueso, en medio del antebrazo, o cerca del codo en la cabeza (proximal) del hueso. Los huesos del antebrazo son el radio y el cúbito (también conocido como la ulna). Si Usted deja colgar el brazo naturalmente a su lado, el cúbito es el hueso más cerca de Usted, y el radio es el más lejos. Casi 3 de cada 4 fracturas del antebrazo en los niños ocurren en el radio, cerca de la muñeca.

Si su hijo o hija se queja de dolor en el codo después de una caída y se niega a enderezar el brazo, vaya a un doctor inmediatamente. El doctor revisará primero el codo a fin de descubrir si existe algún daño en los nervios o los vasos sanguíneos. Los rayos X le ayudarán a determinar la clase de fractura que ocurrió y si los huesos se salieron de su lugar. Debido a que los huesos del niño aún están formándose, es posible que el doctor realice rayos X en ambos brazos, para compararlos.

Signos y síntomas

  • Cualquier tipo de deformidad de codo, antebrazo o muñeca 
  • Dolor agudo
  • Sensibilidad 
  • Hinchazón
  • Incapacidad de rotar o doblar el antebrazo

Los huesos de los niños comienzan a sanar mucho más rápidamente que los del adulto. Si sospecha una fractura, debería obtener una pronta atención médica para el niño de modo que los huesos puedan colocarse apropiadamente para sanarse bien.

Tipos de fracturas

  • Fractura Torus: También llamada fractura "hebilla." La corteza del hueso por un lado se comprime, y por el otro se produce un arrugamiento que se aleja de la zona de crecimiento. Esta es una fractura estable, no desplazada.
  • Fractura Metafisaria: La rotura está a través del centro del hueso y no afecta la placa de crecimiento.
  • Fractura de Tallo Verde: La rotura se extiende en una porción del hueso, con una curvatura en el otro lado.
  • Fractura Galeazzi: Afecta a ambos huesos del brazo; típicamente hay una fractura del radio y una dislocación en la muñeca donde el radio y el cúbito se juntan.
  • Fractura Monteggia: Afecta a ambos huesos del brazo; típicamente hay una fractura en el cúbito, y la cabeza del radio se disloca. Esta es una fractura grave y requiere cuidado urgente.
  • Fractura de la placa de crecimiento: También conocida como una fractura de la zona de crecimiento. La rotura ocurre en o a través de la placa de crecimiento. Estas fracturas pueden afectar la placa de crecimiento del radio cerca de la muñeca.

Diagnóstico y tratamiento

La mano, la muñeca, el brazo y el codo pueden lastimarse durante una caída sobre un brazo extendido. Para determinar exactamente qué daño ocurrió, el médico obtendrá radiografías del codo y de la muñeca así como también del antebrazo. El médico examinará el brazo para asegurarse que los nervios y la circulación en la mano y los dedos no estén afectados. El tratamiento depende del tipo de fractura y del grado de desplazamiento. Si los huesos no rompen la piel, el médico puede empujarlos (manipularlos) a una alineación apropiada sin cirugía. Sin embargo, una cirugía para alinear los huesos y asegurarlos en lugar puede requerirse si:

  • Se rompe la piel.
  • La rotura es inestable.
  • Se han desplazado segmentos de hueso. 
  • Los huesos no pueden alinearse adecuadamente mediante manipulación. 
  • Los huesos ya han comenzado a sanar en un ángulo o posición inadecuada.

Después de que los huesos se alineen, el médico puede usar clavos o un yeso para retenerlos en lugar hasta que sanen. Una fractura estable tal como una fractura hebilla puede requerir 3 a 4 semanas en un yeso; un daño más serio tal como una fractura Monteggia o dislocación puede necesitar inmovilizarse hasta por 6 a 10 semanas. Si la fractura rompe la placa de crecimiento en el extremo del hueso, el médico querrá mirarlo cuidadosamente por varios años para asegurar que el crecimiento siga normalmente.

Junio 2002

La información contenida en esta página es suministrada por la AAOS.

Al caer una persona casi siempre tiende a extender la mano para amortiguar la fuerza de la caída contra el piso. Esto puede causar la fractura del hueso del antebrazo (radio) justo por encima de la muñeca que se conoce como la fractura de Colles.

Las fracturas de Colles son muy comunes en los adultos, especialmente aquellos de edad media o ancianos que sufren fractura de huesos debido a la osteoporosis, enfermedad que causa debilidad ósea.

Los indicios de fractura de Colles son, el dolor y la hinchazón en la zona justo por encima de la muñeca y la imposibilidad de sostener o levantar objetos de cualquier peso. Puede ser que la muñeca se desplace hacia atrás sobre el hueso roto, lo que hace que la mano aparezca como una "bifurcación." Serán las radiografías las que demuestren el grado de lesión.

Los tratamientos pueden incluir la inmovilización de los huesos. En aquellos casos en que se hayan fracturado tres o más huesos, lo que se conoce como fractura conminuta, tal vez deban colocarse clavos u otros dispositivos para inmovilizarlos.

Muchos pacientes se curan de este tipo de fractura de Colles sin ningún tipo de complicación, sin embargo algunos pueden perder la movilidad completa de la muñeca. Asimismo, se pueden ver casos de dolor crónico debido a la lesión de los ligamentos y existen también complicaciones como la artritis post traumática y la compresión del nervio mediano que puede causar el síndrome de túnel carpiano.

La osteoporosis es la causa de más de 250.000 fracturas de muñeca por lo que se ha sugerido que aquellas personas que sufren este tipo de fractura deberían hacerse exámenes para ver si tienen osteoporosis, especialmente si existen otros factores de riesgo.

Noviembre 2002

La información contenida en esta página es suministrada por la AAOS.

¿Qué es?

Tenosinovitis estenosante, comúnmente conocido como dedo en gatillo o pulgar en gatillo, afecta a las poleas y tendones de la mano que flexionan los dedos. Los tendones funcionan como si fueran una larga cuerda que conecta los músculos del antebrazo con los huesos de los dedos y el pulgar. En los dedos, las poleas forman un túnel bajo el cual los tendones se deslizan. Estas poleas mantienen a los tendones en estrecha relación con el hueso. Los tendones y el túnel tienen por dentro un liso revestimiento que les permite un fácil deslizamiento a través de las poleas (Figura 1).

Figura 1 Anatomía normal de la vaina flexora, mostrando la polea, el tendón y el tenosynovium.

Dedo en gatillo/ pulgar en gatillo, se desarrolla cuando los tendones forman un nódulo o inflamación de su revestimiento. Cuando los tendones se inflaman se estrecha su paso a través del espacio del túnel (vaina flexora), lo que causa dolor, chasquido o una sensación de atrapamiento en el dedo o pulgar (Figura 2). Cuando el tendón se atrapa produce inflamación y más hinchazón. Esto causa un círculo vicioso de atrapamiento, inflamación e hinchazón. En ocasiones el dedo se traba, siendo difícil extenderlo o flexionarlo.

Figura 2 Anatomía anormal mostrando un tendón engrosado que se atrapa en la vaina flexora.

¿Qué lo causa?

Las causas de esta condición no siempre son claras. Enfermedades como artritis reumatoide, gota o diabetes pueden estar asociadas con síntomas de dedo/pulgar en resorte.

Signos y Síntomas

Dedo/pulgar en resorte puede comenzar con sensación de molestias en la base del dedo o pulgar. Es posible encontrar un engrosamiento a este nivel. Cuando el dedo comienza a atraparse o se traba, el paciente puede pensar que su problema es en el nudillo del medio del dedo o en el de arriba del pulgar.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento en el dedo/pulgar en gatillo es evitar que se trabe y así permitir un movimiento completo del dedo o pulgar sin molestias. Se debe reducir la inflamación alrededor del tendón flexor y vaina tendinosa para permitir un suave deslizamiento. El uso de una férula, la toma de medicamentos antiinflamatorios o una inyección en el área alrededor del tendón pueden ser recomendados para reducir la inflamación. El tratamiento también puede considerar un cambio de actividades del paciente para reducir la inflamación.

Si las formas no quirúrgicas no mejoran los síntomas, la cirugía puede ser recomendada. Usualmente se realiza en forma ambulatoria. El objetivo de la cirugía es abrir la primera polea de tal forma que el tendón se pueda deslizar libremente.

La movilidad activa del dedo generalmente comienza inmediatamente después de la cirugía. El uso normal de la mano usualmente puede ser reasumido una vez que ceden las molestias propias de la cirugía. Algunos pacientes, más que otros, pueden sentir dolor, molestias, incomodidad e inflamación en relación con el área de la cirugía. Ocasionalmente, es necesario terapia de mano luego de la cirugía, para lograr una función optima.

Abril 2002

La información contenida en esta página es suministrada por la AAOS.

¿Qué es?

Los quistes sinoviales o gangliones son masas (protuberancias) muy comunes, que algunas veces crecen en la mano y en la muñeca. Los quistes se encuentran generalmente en la parte superior de la muñeca, lado palmar de la muñeca o en la última articulación de un dedo (quiste mucoso), y en la base de un dedo. Los quistes sinoviales o gangliones usualmente se originan de articulaciones vecinas o vainas tendinosas. No hay una causa específica.

Estos quistes pueden ser dolorosos especialmente cuando recién aparecen o con el uso constante y demandante de la mano. Los gangliones frecuentemente cambian de tamaño, también pueden desaparecer por completo. Estos quistes no son malignos (cancerosos).

Figura 1 Ganglión del dorso de la muñeca y en la articulación distal de un dedo (quiste mucoso).

 

Diagnóstico

El diagnóstico de un quiste sinovial o ganglión usualmente depende del lugar en el que aparece y del aspecto que tiene. Su cirujano de mano puede recomendarle una radiografía para descartar lesiones en las articulaciones vecinas.

Figura 2 Ganglión en zona palmar de la muñeca y base de un dedo.

 

Tratamiento

El tratamiento de un quiste sinovial o ganglión podría ser simplemente la observación de cualquier cambio. Sin embargo, si el quiste es doloroso, limita la actividad, o su apariencia es inaceptable para el paciente, se podría recomendar otro tratamiento. El tratamiento podría incluir la eliminación del fluido del quiste aspirándolo con una aguja y/o el uso de una férula o splint para evitar el movimiento. Si estos tratamientos no quirúrgicos fallan, su cirujano de mano podría recomendarle una cirugía para eliminar el quiste.

El objetivo de la cirugía es el eliminar el origen del quiste. Esto podría requerir la extracción de un trozo de cápsula articular o de vaina tendinosa cercana al ganglión. Si el ganglión es extraído de la muñeca, es posible recomendar una férula o splint para el período post operatorio. Algunos pacientes pueden sentir dolor, molestias e inflamación en el sitio de la cirugía, algún tiempo más prolongado que otros, pero la actividad completa puede ser reasumida una vez ceden las molestias. Aún cuando la cirugía ofrece los mejores resultados en la extracción de los gangliones, estos quistes pueden recurrir.

Figura 3 Corte transversal de la muñeca mostrando la raíz de un ganglión.

Abril 2002

La información contenida en esta página es suministrada por la AAOS.

¿Qué es?

El síndrome del túnel carpiano es una condición generada por un aumento en la presión o atrapamiento de un nervio a nivel de la muñeca.

Los síntomas pueden incluir adormecimiento, sensación de corriente y dolor en el brazo, mano y dedos. Hay un espacio en la muñeca llamado túnel carpiano, a través del cual pasa el nervio mediano y nueve tendones desde el antebrazo hacia la mano (Figura 1).

Figura 1 El túnel carpiano se encuentra en la base de la palma. Está formado por huesos de la muñeca y el ligamento transverso del carpo. Un aumento en la presión de este túnel afecta la función del nervio.

Se desarrolla el síndrome del túnel carpiano cuando, producto de inflamación en este túnel, se eleva la presión comprimiendo el nervio. Cuando la presión es lo suficientemente elevada para alterar la función del nervio, es posible sentir adormecimiento, corriente y dolor en la mano y dedos (Figura 2)..

Figura 2 En la mano y dedos, es posible sentir adormecimiento, corriente y dolor cuando la presión es lo suficientemente elevada para alterar la función del nervio.

 

¿Qué lo causa?

Usualmente la causa es desconocida. La compresión del nervio puede desarrollarse de distintas formas: inflamación de la vaina de los tendones flexores, llamada tenosinovitis; luxación articular, fracturas, o artritis pueden estrechar el túnel; también mantener la muñeca en flexión por largos períodos. Retención hídrica durante el embarazo puede causar edema a nivel del túnel y síntomas de un síndrome del túnel carpiano, usualmente este cede luego del parto. Enfermedades de la tiroides, artritis reumatoide y diabetes también pueden estar asociadas con el síndrome del túnel carpiano. Puede haber una combinación de causas.

 

Signos y Síntomas

Los síntomas del síndrome del túnel carpiano usualmente son dolor, adormecimiento, sensación de corriente, o una combinación de los tres. El adormecimiento ocurre más frecuentemente en el dedo pulgar, índice, medio y anular. Los síntomas suelen presentarse durante la noche pero también en actividades del día como conducir o leer el periódico. Algunas veces los pacientes notan una disminución en la fuerza del puño, torpeza, o pueden notar que se les caen las cosas. En casos muy severos, puede haber una pérdida permanente de la sensibilidad y los músculos de la base del pulgar pueden atrofiarse.

 

Diagnóstico

Es necesaria una detallada historia médica, también es importante saber si ha habido alguna lesión previa en las manos. Es posible solicitar una radiografía para descartar otras causas de las molestias, como artrosis o fractura. En ocasiones, si se sospecha una condición médica asociada a síndrome del túnel carpiano, se solicitan exámenes de sangre. Se puede realizar un estudio de conducción neurológica y una EMG o electromiografía para revisar otros sitos de compresión neurológica, así como para evaluar el túnel carpiano.

 

Tratamiento

Los síntomas frecuentemente pueden ser aliviados sin cirugía. Identificando y tratando enfermedades asociadas, cambiando las formas de usar la mano, manteniendo la muñeca en posición recta con una férula, puede ayudar a reducir la presión en el nervio. Usar una férula en la noche puede aliviar los síntomas que interfieren con el sueño. La toma de medicamentos antiinflamatorios puede aliviar los síntomas.

Cuando los síntomas son severos o no mejoran, es posible necesitar cirugía para generar más espacio para el nervio. La presión en el nervio es disminuida cortando el ligamento que forma el techo (arriba) del túnel en el lado palmar de la mano (Figura 3). La incisión para esta cirugía puede variar, pero el objetivo es el mismo: agrandar el túnel y disminuir la presión sobre el nervio. Después de la cirugía, las molestias alrededor de la herida pueden durar varias semanas o meses. El adormecimiento y la sensación de corriente pueden desaparecer rápida o lentamente. La fuerza en la mano y muñeca puede demorarse varios meses en volver a la normalidad. Los síntomas del túnel carpiano pueden no desaparecer completamente luego de la cirugía, especialmente en los casos severos.

Figura 3 El objetivo de la cirugía es liberar el ligamento para dejar más espacio al nervio mediano en el túnel carpiano.

 

Abril 2002

La información contenida en esta página es suministrada por la AAOS.

¿Qué es?

La tendinitis de deQuervain es una condición que se genera por irritación e inflamación de los tendones que se encuentran en el borde del pulgar de la muñeca (Figura 1). La irritación causa que el revestimiento del compartimiento alrededor de los tendones se inflame, cambiando así su forma; esto hace difícil a los tendones moverse como debieran. La inflamación puede causar dolor y sensibilidad en el borde del pulgar de la muñeca, el que usualmente se manifiesta al tratar de hacer un puño, agarrando o tomando cosas, o rotando la muñeca.

Figura 1 La inflamación alrededor de los tendones en la base del pulgar genera dolor con el movimiento.

Signos y Síntomas

El síntoma central es dolor sobre el lado del pulgar de la muñeca. Este puede aparecer gradualmente o en forma brusca. Se siente en la muñeca pero puede irradiarse hacia el antebrazo. Normalmente el dolor empeora con el uso de la mano y el pulgar, especialmente al tomar objetos con fuerza o al girar la muñeca. Es posible evidenciar inflamación sobre el lado del pulgar de la muñeca, también puede haber un quiste en esta zona. Ocasionalmente puede ocurrir que el pulgar se traba al moverlo. Debido al dolor e inflamación, durante actividades como hacer una pinza, puede haber dificultad en mover el pulgar y la muñeca. La irritación del nervio que está encima de la vaina tendinosa, puede causar adormecimiento en la parte de atrás del dedo pulgar e índice.

Diagnóstico

Generalmente se realiza la maniobra de Finkelstein. En esta prueba, el paciente debe cerrar su mano haciendo un puño con los dedos sobre el pulgar. A continuación la muñeca es doblada en dirección al dedo meñique (Figura 2). Esta prueba puede ser dolorosa para la persona con tendinitis de deQuervain. Dolor a la palpación directa sobre los tendones del lado pulgar de la muñeca, es sin embargo, el hallazgo más frecuente.

Figura 2 Maniobra de Finkelstein usada para diagnosticar tendinitis de deQuervain.

Tratamiento

El objetivo es aliviar el dolor causado por la irritación e inflamación. En algunos casos, su médico puede recomendar reposo de la actividad del pulgar y la muñeca usando una férula. La toma de medicamentos antiinflamatorios por vía oral o inyectados en ese compartimiento tendinoso pueden ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor.

En algunos casos, evitar la realización de las actividades que causan dolor e inflamación, puede aliviar la sintomatología. Cuando los síntomas son severos o no mejoran, la cirugía puede estar recomendada. La cirugía consiste en abrir el compartimiento para generar más espacio a los tendones irritados (Figura 3). La actividad normal de la mano puede ser reasumida una vez que pasan las molestias de la cirugía y se recupera la fuerza. Su cirujano de mano le puede recomendar el mejor tratamiento para su caso.

Figura 3 En la cirugía se abre la vaina sobre los tendones inflamados

 

Marzo 2002

La información contenida en esta página es suministrada por la AAOS.

¿Qué es?

La distrofia simpático refleja, también conocida como RSD (su sigla en inglés) es una condición de dolor candente, rigidez, hinchazón, y decoloración de la mano. La RSD incluye otros diagnósticos médicos tales como causalgia, atrofia de Sudeck y síndrome hombro-mano. RSD ocurre como resultado de una perturbación en del sistema nervioso simpático (inconsciente) que controla el flujo de la sangre y las glándulas de sudor en la mano y brazo. Cuando el sistema nervioso llega a ser hiperactivo, se siente un dolor candente, hinchazón y calidez en el brazo afectado. Si no se trata, la RSD puede ocasionar rigidez y pérdida del uso de la parte afectada del brazo.

¿Cómo se produce?

En algunos casos, la causa de RSD es desconocida. Frecuentemente un daño puede ocasionar RSD, o los síntomas pueden aparecer después de una cirugía. Otras causas incluyen presión sobre un nervio, infección, cáncer, desordenes de cuello, infarto cerebral, o infarto del corazón. Estas condiciones pueden ocasionar el dolor, lo que ocasiona el reflejo simpático que a su vez ocasiona síntomas de RSD. Daños de los nervios periféricos pueden cambiar la manera de enviar impulsos, ocasionando un "corto circuito".

Signos y síntomas

El dolor asociado con distrofia simpático refleja se describe frecuentemente como ardor. La hinchazón puede ocasionar rigidez y articulaciones dolorosas. La RSD tiene tres etapas:

  • Etapa I (aguda) puede durar hasta 3 meses. Durante esta etapa los síntomas incluyen dolor e hinchazón, calidez aumentada en la parte/la extremidad afectada y sudor excesivo. Puede haber un crecimiento más rápido del pelo y de las uñas y dolor en la articulación durante movimiento del área afectada (Figura 1).
  • Etapa II (distrofia) puede durar 3 a 12 meses. La hinchazón es más constante, las arrugas de la piel desaparecen, la temperatura de la piel se pone más fría, y las uñas se ponen quebradizas. El dolor es más difundido, la rigidez aumenta, y el área afectada llega a ser sensible al toque.
  • Etapa III (atrofia) ocurre desde un año en adelante. La piel del área afectada se palidece, se pone seca, ajustadamente estirada, y lustrosa. El área se entumece, el dolor puede disminuir, y hay menos esperanza de conseguir movimiento.

Diagnóstico

Se suele hacer el diagnóstico cuando por lo menos 3 de los siguientes síntomas estén presentes: dolor, cambio del flujo de sangre (aumentado o disminuido), hinchazón conjunta con rigidez, o cambios tróficos de la piel.

Tratamiento

El tratamiento y diagnóstico temprano son importantes. Tres formas de tratamiento pueden combinarse: medicación, terapia física y cirugía. La toma de medicación puede ayudar disminuir los síntomas. Para reducir los síntomas y proveer desagravio a largo plazo, se pueden inyectar anestésicos locales en la base del cuello (bloqueo del ganglio estrellado). En algunos casos, un torniquete se aplica al brazo y la medicación puede ser inyectada en una vena junto con un anestésico. El cirujano de la mano puede recomendar terapia con una terapeuta física u ocupacional. La terapia es importante para recobrar función y reducir el malestar ocasionado por la RSD. El tratamiento exitoso depende del esfuerzo completo y activo del paciente en la terapia. Ocasionalmente, la cirugía se realiza en las últimas etapas, pero los resultados pueden desilusionar. Su médico puede aconsejarle el mejor tratamiento para su situación.

 

Junio 2002

La información contenida en esta página es suministrada por la AAOS.

TOP